5 Feb 2008

Ganadería: una amenaza para el medio ambiente

Por Fabiola

La ganadería genera más emisiones de dióxido de carbono que la industria del transporte. El reporte de la FAO "Livestock Long Shadow" del año 2006 señala además que la ganadería no sólo contamina el aire, sino también la tierra y los depósitos de agua subterránea. Con la mayor prosperidad y la asunción de valores occidentales en todo el mundo, las personas consumen más carne y más lácteos que nunca en la historia. Por esto, la ganadería requiere de urgentes medidas para frenar las emisiones de CO2 al medio ambiente, y el reporte de la FAO aconseja algunas medidas técnicas que perpetuarán el problema, de no cambiar la población algunos hábitos de consumo.

La producción mundial de carne se estima en unos 229 millones de toneladas. De seguir el ritmo de consumo actual, esta cifra se verá duplicada a 465 millones de toneladas en 2050, mientras que los lácteos subirán desde los 580 a las 1043 millones de toneladas en el mismo lapso.

La ganadería es el sector agrícola de mayor crecimiento. Pero el costo del crecimiento y el desarrollo e industrialización de la ganadería lo paga el medio ambiente, pues según Christopher Matthews, de la FAO:

"los costos medio ambientales por producir una unidad de ganado (un animal) debería ser reducido a la mitad, sólo para evitar el empeoramiento de los niveles actuales de contaminación."

En el estudio "Livestock Long Shadow" se incluyeron las emisiones por uso de la tierra y cultivos, con los que el sector ganadero produce un 9% del CO2 derivado de las actividades humanas, pero además genera un porcentaje mucho mayor de otros gases de efecto invernadero: 65% de óxido nitroso, un 37% de toda la producción de gas metano, y un 64% de amoníaco, que contribuye a la acidificación de la lluvia. Todos estos gases son producto del estiércol, los desechos y los gases intestinales de los animales.

Por otra parte, la crianza de ganado actualmente usa un 30% de la superficie del planeta, que representa mayormente las praderas naturales, pero también incluye un 33% de la superficie cultivable, que se utiliza sólo para producir grano que alimentará directamente al ganado -e indirectamente a los seres humanos. En algunos sectores del planeta (como el Amazonas), se está transformando la selva en terrenos arables, por lo que la crianza de ganado contribuye además a la deforestación. Sólo en el Amazonas, un 70% del terreno se ha transformado en pradera para alimentación de ganado.

Tierra y agua

Al mismo tempo, los rebaños causan una gran degradación de la tierra, y cerca del 20% de pastizales están inutilizables por el sobrepastoreo, la compactación y erosión de la tierra. Esto empeora en las tierras más secas, donde inapropiadas políticas y el mal manejo del ganado contribuye a la desertificación.

Además, otra amenaza de la ganadería para el agua es que contribuye a su polución, eutrofización y degeneración de los arrecifes de coral. Los mayores agentes contaminantes del agua son los desechos animales (estiércol y orines), antibióticos y hormonas, los químicos para el teñido y curtido de los cueros, y los fertilizantes y pesticidas usados para pulverizar los campos de cereal y grano.

El sobrepastoreo generalizado perturba los ciclos del agua, reduciendo la reposición de agua en las napas superiores e internas de la tierra.

En el estudio también se considera a la ganadería como la principal fuente de contaminación por fósforo y nitrógeno en en el mar del Sur de China, contribuyendo por tanto a la pérdida de biodiversidad en el ecosistema marino.

La producción de carne y leche representa el 20% de la biomasa terrestre. La presencia de ganado en vastas extensiones de tierra y su demanda por alimento contribuye también a la pérdida de biodiversidad: 15 de 24 importantes ecosistemas están seriamente dañados, y la ganadería ha sido identificada como la principal responsable.

Algunas medidas sugeridas por la FAO

El reporte, que ha sido producido con el apoyo de la Iniciativa por la Ganadería, Medio Ambiente y Desarrollo (LEAD, por sus siglas en inglés) propone explícitamente considerar estos costos medio ambientales y sugiere algunas líneas de acción, en términos generales de una mayor planificación del uso del suelo y el agua, y un aumento en la eficiencia de la producción ganadera y de cultivos.

Sin embargo, en las medidas ni siquiera se menciona la alternativa de, al menos, desintensificar los sistemas de producción pecuaria, sino que claramente se habla de "redistribución y desconcentración" de los focos ganaderos. En palabras del informe:

"Los problemas ambientales creados por los sistemas de reproducción industrial no derivan de su gran dimensión, ni de la intensidad de la producción, sino de su ubicación geográfica y concentración".

Con esta visión del problema, se pretende buscar soluciones temporales que permitan manejar los efectos negativos de las explotaciones ganaderas. Soluciones técnicas para continuar con una actividad económica que perjudica a los seres humanos, a los animales y al medio ambiente. Asimismo como la FAO no reconoce como válida la alternativa de disminuir- e idealmente anular- el consumo de carne y lácteos, tampoco la Unión Europea considera la ganadería como uno de los mayores responsables del efecto invernadero. Y se insiste en buscar soluciones técnicas frente a un problema que no es exclusivamente económico, sino también ético: ¿vale la pena destruir parte del planeta por comer un trozo de carne o un vaso de leche? Porque, mientras no se tenga el conocimiento ni la experticia técnica para poder paliar o manejar la contaminación, existe una alternativa mucho más fácil y saludable para todos: dejar de consumir carne. Sin demanda, no hay oferta.

Espero que en la próxima Conferencia de Bienestar Animal de la Unión Europea se hable de este tema, se unifiquen criterios de realidad y que las asociaciones por los derechos animales seamos escuchadas: porque si bien hablamos de un tema económicamente importante, éste no es unidimensional. Que la ganadería contamina, provoca sufrimiento a los animales, y hace un mal uso de la tierra que debiera sembrarse con productos que vayan directamente hacia el consumo humano, es un hecho que no podemos soslayar. No hablar hoy de este tema, insistiendo en su inclusión en la agenda pública y política, sería actuar con supina ignorancia.

Fuente imágenes: FAO, Roger B

Comentarios

Hola!

Os escribo desde la revista digital ElGranPoder. Me gustaría haceros una propuesta.

Por favor, escribidnos a

redaccion@elgranpoder.com

Gracias. Un saludo y anhorabuena por ecosofía

hola, primeramente quisiera felicitarte y agradecerte...por toda la informacion mucha gente no sabe esto, es bueno que todos puedan enterarse de la realidad. Ademas me servira de ayuda,estoy estudiando Ing. Ambiental y en proceso de hacer mi tesis justamente sobre este tema de la produccion de carne,como trae consigo serios problemas ambientales... Espero de corazon que la gente pueda entender y aceptar que los animales tienen derecho a vivir y a ser respetados. Pero mientras no queda mas que seguir luchando por la libertad de aquellos q no pueden hablar...

Estando ya en pleno 2012 el ritmo sigue virgente o ha cesado de alguna forma?

hola wowww me pareció un texto muy revelador muy interesante. solo por nuestra ignorancia, pereza, gula y ganas de poder controlar el medio ambiente y animales no nos damos cuenta que con esa ambición nos destruiremos " hasta cuando entenderemos que no nos alimentamos de dinero".
nosotros los humanos somos seres racionales pero no lo parece y destruimos a un inocente que son los animales solo por placer momentáneo.
vivimos en una suciedad.

genial la nota o articulo muy interesante en mi caso poruqe trato de empezar un programa al respecto con mi organizacion y tratar de educar a una parte de la poblacion de las consecuencias de la crianza y consumo de estos animales muchas gracias y exitos ..ECOART ...ECOLOGIA ARTE Y VOLUNTARIADO.

Muy buena información, aún sigue siendo difícil encontrar temas relacionados con la contaminación agrícola, sobre este mismo tema se ha realizado una película a mi parecer reveladora, el nombre es Cowspirance realizada en el año 2014.

Un artículo muy revelador, vigente en la actualidad y por muchos años más. Sería muy conveniente mencionar a los lectores que se pueden desarrollar sistemas ganaderos amigables con el medioambiente y que contribuyen con un adecuado manejo en la recuperación de sistemas de pastizales degradados con la introducción de modelos de cobertura agroforestales, cuya combinación ha sido corroborada en diferentes contextos y constituye una vía más para evitar el deterioro y la degradación de las áreas de pastizales y a su vez, su impacto ambiental esté menos comprometido con el daño ambiental que puede generar una ganadería mal manejada.

Seria bueno saber el efecto contaminante de las flatulencias y mierdas humanas sobre el medio ambiente. Ahora resulta q le quieren cargar la factura a las pobres vacas. Ya no allan ni que inventar, cuando saben que la única solucion a los problemas del planeta es frenar la natalidad humana. Ridiculos.

No contaminamos mas que las mierdas y flatulencias de las vacas y otros animales.
hay cerca de 8 billones de humanos en la tierra, cifra que crece lentamente a través de la historia,
Sin embargo, hay 13 billones de animales nuevos cada año en la ganadería, que ademas son mal alimentados generando aun mas contaminación.

Yo considero que todo está muy mal planificado, por ejemplo en el tema de los granos, la cantidad que se cultiva de granos es demasiada no debería ser así, pero que pasa esa tremenda cantidad se va para el ganado, ya que los humanos prefieren mil veces la carne que los granos. Esto es muestra del desequilibrio total del ambiente.
Yo pienso que la gran inteligencia humana se comprobara en unos años con lo que haremos para salvar al medio ambiente

Es inegable, que la producción ganadera mundial se ha hecho a un costo ecológico elevado, pero tildar a la ganaderia como una amenaza ambiental, es algo que va más alla de la razón, no cabe duda que en los momentos actuales, el sector tiene un reto que va mas allá de la simple producciòn de productos alimenticios para satisfacer la creciente demanda poblacional, el problema esta en reinventar los paradigmas actuales de producción, lo cual es absolutamente viable y posible y aunar esfuerzos en reducir los efectos de la ganaderia al ambiente, y esto solo es posible bajo una visión coherente de la necesidad del sistema productivo ganadero, y su reconcialiación con el medio ambiente, a traves, de practicas amigables con el mismo, que permitan la reahabilitación de suelos degradados, la disminución significativa de la liberación de GEI, esto aunado a una alta productividad.

Fabiola, muchas gracias por la información, me alegra ver que hayan este tipo de papers publicados. Hace 4 años una amiga que se estaba haciendo vegetariana me hizo una pequeña acotación que me quedó dando vueltas. "No somos carnívoros, somos carroñeros, comemos animales que han muerto quien sabe hace cuanto". Con esto comencé a reducir mi consumo de carne y advertí a mis cercanos. Hace un año que en mi casa no compro carne e intento evitarla. Además el factor sufrimiento de los animales cada vez retumbaba más en mi cabeza. Es horrible la tortura.
Ayer vi en Netflix 2 documentales que cambiaron definitivamente mi visión
"Cowspiracy" y "What the health" y quedé impactada por todo el daño que estamos causando como humanos. Me he propuesto cada día buscar más información y usar mis redes sociales para concientizar a todo aquel que pueda llegar.

Muchas gracias

Opinar