Jóvenes gorilas destruyen trampas de furtivos

Hace cuatro meses, dos jóvenes gorilas realizaron un acto sin precedentes en la investigación y observación de los gorilas en estado natural: intencionalmente destruyeron las trampas que consideran peligrosas para su integridad. La noticia, reportada por National Geographic, nos entrega más evidencias para insistir en la concesión de derechos no sólo para los animales que sean capaces de "demostrar" una inteligencia "similar a la humana"; sino que para todos los seres capaces de sentir y, por lo tanto, capaces de resultar dañados con la tecnología humana puesta al servicio de su usufructo o destrucción.


Los animales no humanos tienen conciencia

Científicos prominentes de diferentes ramas de las neurociencias se dieron cita en la Universidad de Cambridge para celebrar la Francis Crick Memorial Conference 2012, que trató sobre la conciencia en los animales humanos y no humanos. Al finalizar las conferencias, todos los ponentes participantes firmaron la "Declaración de Cambridge sobre la Conciencia", que resumió los hallazgos más importantes de la investigación allí expuesta y discutida.


Corporaciones se apropian de conocimiento tradicional y material genético: la Biopiratería

El micro-documental Biopiratería: Una Nueva Colonización, resume de manera simple y clara la infame práctica de muchas empresas de patentar conocimiento tradicional que tiene milenios, y genes que han existido durante millones de años.

Tal como las grandes potencias Europeas "descubrían" en el siglo XVIII regiones y continentes enteros que estaban llenos de gente, en nuestra época de leyes de propiedad intelectual maximalista, grandes corporaciones "descubren" prácticas medicinales y alimentarias que forman un tesoro de riqueza compartida para pueblos enteros.


El mito de la carne y la ganadería "ecológica"

Desde la revolución verde de los años '50, los animales han sido sacados de la escena bucólica para ser encerrados en la granja de producción intensiva. Esto se ha transformado en uno de los más grandes holocaustos de seres vivos en todo el planeta para abastecer una industria en crecimiento permanente debido a la alta demanda de carne y proteínas de origen animal. Frente a esto, muchas empresas que se dedican a la explotación animal han desarrollado una serie de términos para etiquetar sus productos y hacer creer a los consumidores que éstos han sido obtenidos de manera "humanitaria". En un esfuerzo estratégico por tomar ventaja de las "buenas intenciones" y/o la "mala conciencia" de los consumidores, las empresas nos aturden con mensajes contradictorios de la realidad que viven los animales. Es así como vemos al pollo feliz picoteando el pasto, o bajo el reclamo "alimentado con maíz", en imágenes a la usanza de la granja tradicional: pero lo que sucede en realidad, es que los animales que son utilizados, criados y asesinados por obtener estos productos sufren los mismos tormentos, vejaciones y malos tratos que los de la carne "normal". Después de todo, siempre serán animales criados para comida. Nada más que eso.


La alegría y el placer en los animales

Los científicos comienzan a explorar los sentimientos de alegría y placer en los animales no humanos. A medida que avanzan, nos vemos obligados socialmente a reconsiderar nuestros prejuicios hacia el resto de los animales que no son humanos.


Corredores biológicos sostenibles: otro desafío para la humanidad

Vivimos en un mundo interconectado. Esto es algo que los conservacionistas han aprendido estudiando las especies que tratan de proteger. No es bueno crear áreas protegidas que están aisladas, ya sea parques rodeados de carreteras, vallas, campos de cultivo, ciudades, etc. Así no es como las especies pueden desarrollarse ni evolucionar. Sus hábitats necesitan estar conectados a otros "corredores" de vida natural, si la vida quiere prosperar y robustecerse lo suficientemente como para sobrevivir en el largo plazo. En eso consisten los corredores de "vida natural": son áreas de conexión entre diferentes poblaciones de animales salvajes que se encuentran separadas por actividades humanas (como caminos, carreteras, pueblos, ciudades o industrias). Un corredor permite el intercambio de individuos entre poblaciones, y con ello, asegura la pervivencia de las especies. Michael Graham Richard, de Treehuger, nos hace un breve resumen de por qué los corredores biológicos son tan importantes:

Sentenciados a muerte: los juicios contra animales no humanos

En la primavera de 1457 en Francia, la muerte de un niño de 5 años conmocionó a la comunidad de Savigny-sur-Etang. Los sospechosos, una madre y sus seis hijos, fueron llevados a juicio, donde se presentó evidencia, se debatió el caso, y se dictó sentencia: la horca para la madre, perdón para los hijos. Los defendidos en el juicio: una familia de cerdos.

El caso no es raro. En la Europa medieval y en la América colonial miles de animales no humanos fueron llevados a juicio, tanto en tribunales eclesiásticos como seculares. Los animales encontrados culpables eran sentenciados a morir en la horca, en la hoguera, apedreados, a sufrir latigazos, o una combinación de las anteriores. En el siglo XIV en Cerdeña al ganado que traspasaba las cercas se le cortaba una oreja como advertencia. La tercera vez, se aplicaba la pena de muerte.


El coltan y los móviles de sangre

¿Qué pueden tener de malo aparatos tan útiles y de alta tecnología como los móviles "inteligentes" o los portátiles de última generación? Preferiríamos pensar que no hay nada malo, que simplemente mejoran nuestra comunicación y hacen más fácil nuestra vida.

Pero como en muchas otras cosas, es importante ver más allá de la apariencia y descubrir una parte de estas tecnologías que no es ni bonita ni brillante, pero de la cual también tenemos que hacernos cargo.

Este es el primer artículo de una serie sobre consumo responsable de nuevas tecnologías, para ayudarnos a tomar decisiones conscientes con el resto del planeta, con los animales y con literalmente millones de personas que no disfrutan los beneficios de estos avances, sino que básicamente sólo pagan sus costos.


Syndicate content