¿Cómo ahorrar energía?

En tiempos de crisis energéticas no nos viene nada mal -ni al planeta, ni a los consumidores, ni al bolsillo- realizar una serie de actos enfocados al ahorro energético. Es bien usual en nuestras sociedades la imagen de las ampolletas, bombillas o televisores encendidos en habitaciones vacías, mientras que en el verano la amenaza de los apagones está siempre al alcance de los usuarios en las horas peak de consumo eléctrico. Si bien muchos de estos consejos nos servirán también para practicar en la oficina o en nuestros trabajos, hoy haré una revisión de qué podemos hacer para ahorrar energía en nuestros hogares.

  1. Apagar las luces encendidas al salir de una habitación, y apagar las luces en habitaciones desocupadas. Sea en la casa o en el trabajo, tener luces encendidas innecesariamente aumentan mucho el consumo general.
  2. Reemplazar las ampolletas o bombillas incandescentes por fluorescentes o de bajo consumo.
  3. Dormir o hibernar el computador (ordenador). En este modo, el computador consume menos energía, no está apagado y vuelve a ponerse activo sin reiniciar el sistema. También se puede programar el computador para que después de un tiempo sin uso (media hora, por ejemplo), se duerma de manera automática.
  4. Usar eficientemente los electrodomésticos: poner la temperatura del refrigerador (nevera) entre 3º a 5º grados celsius, y el congelador entre -17º y -15º grados celsius. Sobre todo, asegurarse que las puertas cierran herméticamente para evitar el calentamiento. Para chequear el estado de las puertas, poner un papel entre ellas y tirar de él. Si el papel sale fácilmente, debemos pensar en resellar las puertas.
  5. No precalentar o abrir las puertas del horno más de lo necesario.
  6. Con el lavavajillas, usar los ciclos de lavado más cortos y secar los platos al aire libre es una buena manera de reducir su gasto energético.
  7. Enguajar siempre con agua fría en la lavadora, y elegir el programa de lavado ajustado a la cantidad de ropa.
  8. En la secadora de ropa, secar aparte la ropa liviana de la gruesa, y limpiar el filtro después de cada secado. Aunque siempre el secado más eficiente será al aire libre.
  9. El aire acondicionado: tratar de no usarlo en las horas peak (entre las 12 y las 19 horas). Para ello, en la mañana pre-enfría o pre-calienta tu casa u oficina, apagando el AC al mediodía y cerrando las ventanas o cortinas para evitar pérdidas de frío o calor. Si esto no resulta, trata de mantener el aire a unos 23 grados celsius constantemente.
  10. Sellar las ventanas para evitar la pérdida de calor en el invierno y la entrada de calor en el verano.
  11. Desconectar los aparatos que no se utilizan frecuentemente, y apagar completamente los televisores o equipos de audio cuando no se están utilizando. Dejarlos en modo sleep puede gastar el equivalente a una ampolleta o bombillas de 75 watios encendida continuamente. Asimismo, encender impresoras sólo cuando el documento a imprimir está a punto.
  12. Instalar dimmer's, temporizadores o sensores de movimiento en tantas luces como sea posible. Ellos permiten ahorrar energía, ajustando las luces y su intensidad a nuestras necesidades.
  13. Pensando en el largo plazo, comprar electrodomésticos energéticamente eficientes es una buena opción a la hora de renovar los antiguos.

Más información: Terra.org, Natural Resources Defense Council. Fuente imagen: Campus Sostenible del Instituto Tecnológico de Monterrey.

Share/Bookmark